viernes, junio 21
Shadow

50 años del secuestro y asesinato del empresario Fernando Aranguren; por la liga comunista 23 de Septiembre

Fue en 1973 cuando nació la Liga Comunista 23 de Septiembre, primero haciendo propaganda de sus ideales entre campesinos y obreros. Luego tomó el camino de la guerra de guerrillas.

Empezaron los asaltos a camiones de valores y los robos a escuelas y bancos. También, como forma de obtener dinero y exigir la liberación de sus compañeros detenidos, empezaron a plagiar a personas importantes en el País.

Así, la mañana del 10 de octubre de 1973, y con pocos minutos de diferencia, los guerrilleros secuestraron en Guadalajara al cónsul británico Anthony Duncan Williams, así como a Aranguren Castiello.

A cambio de soltar a éste último pedían 200 mil dólares, así como la liberación de 51 de sus compañeros, pero las autoridades no concedieron nada.

Entonces liberaron al cónsul, pero Aranguren Castiello fue asesinado el 16 de octubre, a los 37 años. Su cuerpo fue localizado dos días después en un auto abandonado en el cruce de las Calles Duque de Rivas y Lerdo de Tejada.

El mismo grupo también secuestró y mató semanas antes al empresario regiomontano Eugenio Garza Sada, amigo de Aranguren Castiello.

‘Enseñó a llevar el bienestar’

El legado de Fernando Aranguren Castiello, empresario y líder social, sigue vigente entre el empresariado de Jalisco.

«Fernando se distinguió por ser un hombre que entendía perfectamente que había que mejorar los niveles, las condiciones de vida de las personas, empezando desde adentro de su empresa», expresó en entrevista Raúl Flores López, presidente de Coparmex Jalisco.

Señaló que Aranguren Castiello, quien también fue presidente de Coparmex Jalisco, buscó una vivienda social basada en respeto a la dignidad de las personas, trabajó para que las personas tuvieran acceso a mayores niveles de educación y de cultura, incentivó la participación cívica y política, e impulsó el empleo como factor de cambio y crecimiento económico del País.

Indicó que en Coparmex Jalisco su legado sigue vigente como eje de las acciones que hasta el día de hoy llevan a cabo, donde buscan la realización de cada persona que día a día acude a trabajar con ellos.

«Fernando Aranguren nos enseñó que la empresa es gestora de bienestar no sólo de la misma, sino también de la comunidad donde se desarrolla y esto sólo se logra con una actitud altamente positiva entre los líderes de las empresas y sus colaboradores», agregó.

En entrevista aparte, José Luis González Íñigo, empresario que conoció a Aranguren Castiello, lo recordó como una persona sencilla y amable, con una visión de futuro para los empresarios.

«Yo era un joven y era impresionante cómo trascendía, donde estuviera era la luz del grupo. No con protagonismo, ni imponiendo sus criterios, sino a base de su personalidad que nos hacía llegar con naturalidad sus conocimientos», detalló.

Para Miguel Ángel Landeros Volquarts, presidente del Comce de Occidente, Aranguren Castiello fue un visionario.

«Él fue fundador de la Unión Social de Empresarios de México (USEM) en Guadalajara, empezó como Unión de Empresarios de México, y tuvo una ponencia extraordinaria y hablaba de cómo defendió los principios de la libertad, de cómo defender a la empresa con valores», dijo Landeros Volquarts.

«La sustancia de su mensaje es aplicable en la actualidad a casi 50 años que la escribió, habla del bienestar en un horizonte a largo plazo».

César Castro Rodríguez, coordinador de Industriales Jalisco, destacó el compromiso de Aranguren Castiello con el desarrollo económico de la entidad.

‘Era bromista y muy exigente’

Aranguren Castiello fue un hombre cercano a su familia, exigente con sus hijos y humano con sus trabajadores, según recuerda su hijo, Fernando Aranguren Álvarez.

En entrevista con MURAL, Aranguren Álvarez destacó el carácter cercano y familiar de su padre.

«Era muy bromista, pero también muy exigente. Pero una exigencia en términos de que sabía que podíamos hacer las cosas. Quería que sus hijos tuvieran lo mejor y que aprendieran a trabajar», compartió.

Aranguren Castiello también fue un empresario exitoso y, en su momento, fue uno de los más importantes de Jalisco.

«Fue un emprendedor por naturaleza. Le apasionaba mejorar los procesos y generar fuentes de trabajo», señaló su hijo.

Pero más allá de su éxito empresarial, Aranguren Castiello fue un hombre comprometido con la sociedad.

«Lo que más nos enseñó con su ejemplo es dar todo lo mejor que tenemos y preocuparnos por la gente que trabaja con nosotros».

La mañana del 10 de octubre de 1973, guerrilleros de la Liga Comunista 23 de Septiembre secuestraron en Guadalajara al cónsul británico Anthony Duncan Williams, así como a Aranguren Castiello. Para liberar a éste último exigían 200 mil dólares, así como dejar libres a 51 de sus compañeros presos, pero las autoridades no concedieron nada.

Los guerrilleros liberaron al cónsul, pero Aranguren Castiello fue asesinado el 16 de octubre, a los 37 años. Su cuerpo fue localizado dos días después en un auto abandonado en el cruce de las Calles Duque de Rivas y Lerdo de Tejada, en Guadalajara.

Deja una respuesta

Descubre más desde SN Noticias Culiacán

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo