viernes, junio 21
Shadow

Rinden homenaje póstumo al Dr. Agustín Velázquez Soto en “El Ala de la Gaviota”

Como parte del programa “El Ala de la Gaviota”, del Instituto Sinaloense de Cultura, la tarde de este viernes se llevó a cabo un homenaje póstumo al investigador, escritor e historiador sinaloense Agustín Velázquez Soto, quien en 2014 recibió el Premio de Ensayo Histórico, Social y Cultural de Sinaloa, fallecido en el mes de enero pasado, de un infarto, en Colombia.


En las instalaciones del Casino de la Cultura, ante un nutrido público compuesto en su mayoría por jóvenes, compartieron sus comentarios sobre el homenajeado la maestra Dina Beltrán López, Francisco Morales y Miguel Carvajal.


La bienvenida estuvo a cargo de Rubén Rivera, coordinador de “El Ala de la Gaviota”, programa que en múltiples ocasiones contó con la presencia y comentarios de Agustín Velázquez Soto, autor del libro “Alegoría de las palpitaciones”, un hombre entregado en cuerpo y alma a la investigación.


La maestra Dina Beltrán López dijo que hablar del investigador homenajeado es hablar de un sinaloense ejemplar, ilustre, entregado a la investigación de la literatura sinaloense hacia finales del siglo XIX y el principio del XX, en quien se cumple la cualidad que debe tener la investigación, como lo es la pasión y con su trabajo rescató a los poetas y escritores como Jesús G. Andrade, Rafael Buelna Tenorio, Abelardo Medina.


La responsable del Archivo Histórico de la UAS habló de cuando conoció a Velázquez Soto, a quien se refirió como “un rayo”, al principio un hombre muy reservado en su trato, con quien más tarde, después de compartir con ella información sobre Bernardo J. Gastélum, le permitió conocer al ser humano tierno, que dio como resultado una significativa amistad.


“Hoy honramos su memoria, sus recuerdos y su obra, pero lo más importante es que nos deja su ejemplo como persona y como investigador, así como el compromiso de presentar dos libros que dejó terminados, sobre dos escritores rosarenses”.


Francisco Morales, integrante de la fundación Enrique Félix Castro, coincidió en que Agustín Velázquez Soto era “un rayo” para llegar y acercarse a las personas a presentar y defender lo referente a la cultura, la política y la historia.


Desde su bondad, dijo, entregó a los sinaloenses sus conocimientos y sus libros, “Las imposturas de la fe”, “Las imposturas de la fe”, “Historia del arte religioso de Sinaloa novohispana”, “El corazón del espíritu” y “Rafael Buelna Tenorio: Un romántico enamorado de la nación”, este último, que aclara diversos aspectos de “El granito de Oro”, entre otros ejemplares que el autor, en un gesto generoso, regalaba en sus presentaciones para que los jóvenes ser acercaran a los libros.


El investigador Miguel Carvajal se refirió a Velázquez Soto como un destacado historiográfico, quien era un excelente ensayista cuya investigación se centró en el arte la literatura sinaloense.


Sobre quien fue Doctor en Letras por la UdeG, además de miembro del Sistema Nacional de Investigadores, dijo que su calidad le hace recordar a un gran autor italiano, Jean Paolo Pasolini.


“En una ocasión me demostró que podía leer el italiano muy bien sin haberlo estudiado siquiera, y conoció a los grandes escritores y movimientos de la literatura italiana”.


Dijo que Agustín no era patriotero, pero sí era un gran patriota, un escritor muy consistente, que pensaba que la cultura es un bien común y por eso regalaba sus libros.


“Su legado tendrá sentido si, sobre todo los jóvenes, se preocupan por leerlo y se identifican con lo que él proponía, que era amar lo que se hace, hacerlo con gusto, en la búsqueda de una sociedad mejor, un Sinaloa y un mundo mejor a través de la historia”.

Descubre más desde SN Noticias Culiacán

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo