domingo, junio 23
Shadow

La inconsistencia de la no intervención: López Obrador y sus apoyos selectivos

El principio de no intervención en asuntos internos de otros países ha sido un pilar fundamental en la política exterior de México, defendido con vehemencia por varios de sus líderes a lo largo de la historia. Sin embargo, bajo la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, este principio parece haber sido moldeado por una agenda selectiva y, en ocasiones, contradictoria. Recientemente, dicha incoherencia ha quedado patente con su apoyo abierto al ex vicepresidente socialista Jorge Glas, mientras que ha optado por el silencio frente a otros conflictos internacionales, como el caso de Ucrania y Rusia.

La solidaridad expresada por López Obrador hacia Glas, quien enfrenta acusaciones de corrupción y está envuelto en un proceso judicial en su país, genera interrogantes sobre la consistencia del gobierno mexicano en su política exterior. Si bien es legítimo expresar simpatía hacia líderes políticos afines, como ha sido el caso con Correa, resulta difícil reconciliar este gesto con la postura de no intervención que López Obrador ha reiterado en diversas ocasiones.

Esta contradicción se acentúa al contrastarla con la postura del gobierno mexicano frente a otros conflictos internacionales. Mientras que López Obrador ha optado por mantener una posición neutral y ha evitado emitir críticas al gobierno de Vladimir Putin en Rusia, en medio del conflicto en Ucrania, su apoyo activo a Correa podría interpretarse como una forma de interferencia en los asuntos internos de Ecuador. Esta discrepancia plantea dudas sobre la coherencia y la objetividad de la política exterior mexicana bajo esta administración.

La selectividad en el respaldo a determinados líderes políticos, deja más claro que todos son miembros del Foro São Paulo, creado por Fidel Castro y Lula, cuando realizaron la convocatoria en 1990 para reunir a todos los partidos de Izquierda. En México pertenecen MORENA, PT, PRD. https://forodesaopaulo.org/partidos/

El silencio cómplice ante otros conflictos, como en el caso de Ucrania, socavan la credibilidad del gobierno mexicano y ponen en entredicho su compromiso con la no intervención. En tiempos donde la estabilidad internacional se ve amenazada por tensiones geopolíticas, México debe reafirmar su compromiso con los principios de no intervención y respeto a la soberanía de los Estados, independientemente de las afinidades políticas o ideológicas de los líderes en cuestión.

Descubre más desde SN Noticias Culiacán

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo